Síndrome de Cushing en perros: una guía para entenderlo

Síndrome de Cushing en perros: una guía para entenderlo

El síndrome de Cushing es una enfermedad endocrina que afecta a los perros y que, si no se diagnostica y trata a tiempo, puede tener graves consecuencias.

¿Qué es el Síndrome de Cushing?

El síndrome de Cushing, también conocido como hiperadrenocorticismo, se produce cuando hay un exceso de cortisol en el cuerpo del perro. El cortisol es una hormona esencial que regula diversas funciones, como la respuesta al estrés, el metabolismo de la glucosa y la función inmunológica. Sin embargo, un exceso de cortisol puede causar una serie de problemas de salud.

¿Cuáles son los síntomas del síndrome de Cushing en los perros?

Los problemas y la gravedad que puede presentar un perro con Síndrome de Cushing pueden variar ya que el exceso de cortisol puede dañar las funciones de distintos órganos, empeorando su calidad de vida. Además, la enfermedad puede causar daños hepáticos y hasta insuficiencia renal.

Entre los síntomas del síndrome de Cushing que debes vigilar en tu perro están:

  • Aumento de la sed y la micción.
  • Aumento del apetito y la ingesta de comida.
  • Pérdida de peso a pesar del aumento del apetito.
  • Piel fina y frágil, con pérdida de pelo.
  • Jadeo excesivo.
  • Distensión abdominal.
  • Debilidad muscular.
  • Cambios de comportamiento, como irritabilidad o ansiedad.

¿Cuáles son las causas del síndrome de Cushing en los perros?

Hay varias causas para esta enfermedad, pero todas están relacionadas con la producción de cortisol como son:

  • Tumores en la glándula pituitaria o hipófisis: Alrededor del 85% de los casos se originan en un tumor en esta glándula, ubicada en el cerebro. El tumor hace que la pituitaria produzca una cantidad excesiva de la hormona ACTH, que estimula las glándulas suprarrenales para liberar más cortisol del necesario.
  • Tumores en las glándulas suprarrenales: Este tipo es menos frecuente (alrededor del 15%) y se origina por un tumor en una de las dos glándulas suprarrenales encargadas de producir cortisol, afectando su producción.
  • Exposición a medicamentos corticosteroides: El uso prolongado de corticosteroides puede, en algunos casos, causar síndrome de Cushing iatrogénico o Hiperadrenocorticismo iatrogénico. NUNCA le des corticosteroides a tu perro sin prescripción veterinaria.

¿Es frecuente en perros?

El síndrome de Cushing es relativamente frecuente en los perros, con una incidencia de 1-2 casos por cada 1000 perros. Afecta principalmente a perros de mediana a avanzada edad, sin predisposición sexual. Las razas más predispuestas son: Caniche, Teckel y Terriers.

El síndrome de Cushing no es frecuente en cachorros, pero en este caso las causas más comunes son hiperadrenocorticismo congénito, defecto genético que causa un exceso de producción de cortisol y la exposición a medicamentos corticosteroides.

También hay algunos síntomas adicionales a los que suceden en los perros adultos como son retraso en el crecimiento y agrandamiento del abdomen.

En gatos, por otro lado, es mucho menos común, con menos de 100 casos reportados. Afecta principalmente a gatos de mediana a avanzada edad, sin predisposición sexual.

¿Cómo se diagnostica el hiperadrenocorticismo?

Un diagnóstico preciso del síndrome de Cushing requiere un examen físico completo, análisis de sangre y pruebas especiales para medir los niveles de cortisol. En algunos casos, también podemos realizar pruebas de imagen, como radiografías o ecografías, para detectar tumores.

¿Cuáles son las opciones de tratamiento?

El tratamiento del Síndrome de Cushing en los perros depende de la causa subyacente. En los casos dependientes de tumores, la cirugía para extirparlos es la opción ideal. Sin embargo, cuando la cirugía no es posible o no es efectiva, podemos administrar medicamentos para controlar la producción de cortisol.

También se suele incluir terapia de apoyo para controlar los síntomas, como la piel seca o la debilidad muscular.

¿Se puede prevenir el síndrome de Cushing en los perros?

Si bien no hay forma de prevenir el síndrome de Cushing, hay algunas medidas que se pueden tomar para reducir el riesgo:

  • Evitar el uso prolongado de medicamentos corticosteroides sin supervisión veterinaria.
  • Realizar chequeos veterinarios regulares para detectar la enfermedad en sus primeras etapas.

El síndrome de Cushing, es una enfermedad grave, pero tratable, no es una sentencia de muerte para tu perro. Con un diagnóstico temprano, tratamiento adecuado y el apoyo incondicional de su familia, muchos perros con Cushing pueden llevar una vida feliz y saludable.

Si crees que tu perro presenta síntomas de Cushing, consulta con tu veterinario de inmediato para obtener un diagnóstico y un plan de tratamiento adecuado.

También puedes consultarnos en Hospital Veterinario Agromédica en Escazú dónde podremos darte la orientación que necesites. En Escazú también atendemos emergencias 24 horas. Para llamar, 2289-4101, para llegar clic acá.

Asimismo, puedes visitarnos para consultas en Agromédica Veterinaria en San Rafael de Alajuela, para llamar 2101-9191, para llegar clic acá.