Anquilostomiasis en perros y gatos: un enemigo silencioso

Anquilostomiasis en perros y gatos - Hospital Veterinario Agromédica

La anquilostomiasis es una enfermedad grave que puede afectar a perros, gatos y hasta personas. Es sencilla de prevenir y con el tratamiento oportuno y adecuado, tu mascota no debería presentar complicaciones.

¿Qué es la anquilostomiasis?

La anquilostomiasis es una enfermedad parasitaria intestinal causada por unos pequeños gusanos llamados anquilostomas, que se adhieren a la pared intestinal y se alimentan de la sangre de su huésped. En algunas partes se le conoce también como «enfermedad del gusano gancho».

Los tipos más comunes de anquilostomas que afectan a perros y gatos son:

  • Ancylostoma caninum: el más común en perros.
  • A. braziliense: presente en perros y gatos, especialmente en zonas tropicales y subtropicales.
  • Uncinaria stenocephala: afecta principalmente a los gatos.

¿Cómo se contagian los perros y gatos de anquilostomiasis?

Los perros y gatos pueden contraer la enfermedad de diversas maneras:

  • Contacto con suelo contaminado: Los huevos y larvas de anquilostomas se encuentran en las heces de los animales infectados. Cuando estas heces se depositan en el suelo, las larvas eclosionan, pueden vivir durante meses en el ambiente. Los perros y gatos se pueden contagiar al caminar, jugar o comer en el suelo contaminado.
  • Transmisión placentaria: Las larvas pueden pasar de la madre a sus cachorros o gatitos a través de la placenta durante la gestación.
  • Leche materna: Las larvas también pueden transmitirse a través de la leche materna.

Síntomas de la anquilostomiasis en perros y gatos

Los síntomas pueden variar según la cantidad de parásitos presentes en el animal, pero algunos de los más comunes son:

  • Diarrea, puede ser sanguinolenta.
  • Pérdida de peso y anemia
  • Debilidad y apatía
  • Vómitos.
  • Tos y/o dificultad para respirar.
  • Piel y encías pálidas

¿Cómo se diagnostica la anquilostomiasis?

Para detectar anquilostomiasis realizamos exámenes físicos y análisis de sangre que nos permiten evaluar la condición general de la mascota y detectar posible anemia. También hacemos examen de heces para detectar la presencia de los huevos o larvas de anquilostomas.

¿Cómo se trata la anquilostomiasis en perros y gatos?

Si los exámenes dan positivo hay varias cosas que se pueden hacer ya que el tratamiento puede variar dependiendo del caso. Pero siempre incluirá antiparasitarios específicos para eliminar los anquilostomas adultos.

Adicionalmente podemos recetar medicamentos para la anemia, en caso de ser necesarios y terapia de apoyo para controlar síntomas como la diarrea o la deshidratación.

¿Se puede prevenir la anquilostomiasis en perros y gatos?

La anquilostomiasis es bastante fácil de prevenir, la desparasitación regular mantendrá a tu mascota libre de estos molestos parásitos. Es recomendable desparasitar a perros y gatos de forma interna y externa cada 3 o 4 meses, o según lo indique tu veterinario.

Adicionalmente a esto, si mantienes limpio el ambiente y eliminas las heces de los animales con regularidad, además evitas que los perros y gatos coman tierra o pasto, disminuirás aún más los riesgos de una infección con anquilostomas.

¿Se contagia a las personas?

Sí, la anquilostomiasis se puede contagiar a las personas, pero no es frecuente. Se deben dar ciertas condiciones, como que la persona entre en contacto con suelo contaminado con huevos o larvas de anquilostomas. Ocurre especialmente en personas que andan descalzas o presentan heridas.

La infección puede causar una erupción cutánea llamada «larva migrans cutánea». En casos menos frecuentes, las larvas pueden llegar al intestino y madurar a gusanos adultos, causando síntomas similares a los de perros y gatos, como anemia, diarrea y pérdida de peso.

La forma más fácil de prevención de la anquilostomiasis en personas es:

  • Evitar caminar descalzo en zonas que podrían tener suelo contaminado.
  • Usar calzado adecuado y/o guantes al trabajar en el jardín o en áreas con tierra.
  • Lavarse las manos con agua y jabón después de trabajar con tierra.
  • Usar guantes al limpiar el arenero del gato.
  • Desinfectar regularmente el suelo del hogar.
  • Evitar que los niños jueguen en tierra contaminada.

Es importante destacar que la anquilostomiasis no se transmite de perro a perro, de gato a gato, ni de persona a persona. Tampoco de forma cruzada entre especies. Es necesario que la larva llegue al suelo y entrar en contacto con ella para que se produzca la infección.

Si tienes preguntas o dudas sobre la anquilostomiasis puedes consultarnos en Hospital Veterinario Agromédica en Escazú dónde podremos darte la orientación que necesites. En Escazú también atendemos emergencias 24 horas. Para llamar, 2289-4101, para llegar clic acá.

Asimismo, puedes visitarnos para consultas en Agromédica Veterinaria en San Rafael de Alajuela, para llamar 2101-9191, para llegar clic acá.