Ecografía veterinaria

Ecografía veterinaria

La ecografía veterinaria es una importantísima herramienta de diagnóstico, no invasivo, que nos permite evaluar un gran número de enfermedades, lesiones y condiciones de las mascotas. También nos permite a los veterinarios, disminuir el tiempo de respuesta al poder hacer diagnósticos más certeros y más rápidamente.

La ecografía veterinaria en perros y gatos

Lo primero que debes saber es que ni tu perro, ni tu gato sentirán ninguna molestia o dolor durante el procedimiento. La ecografía veterinaria nos permite recoger imágenes usando ultrasonido sin causarle ningún daño a tu mascota.

¿Por qué hacerle una ecografía a un perro o un gato?

La ecografía veterinaria nos da un vistazo a los órganos internos de tu perro o gato, particularmente los órganos que se encuentran en el abdomen y tórax de tu mascota. Tales como estómago y demás partes del sistema digestivo, ganglios linfáticos, páncreas, hígado, bazo, riñones, sistema reproductivo y hasta el corazón.

Además, el uso del ecógrafo nos permite detectar anomalías, como hemorragias, líquido libre (ascitis), obstrucciones por cuerpos extraños, tumores, masas o abscesos, alteraciones de los órganos, diagnóstico y valoración de cálculos urinarios, inflamación de vejiga y paredes de otros órganos huecos, etc.

En el caso del estudio del sistema reproductivo, nos ayuda a determinar la edad gestacional y posible fecha del parto, viabilidad fetal y algunas posibles complicaciones, etc.

Equivalentemente, si hablamos de estudiar el corazón, entonces se le llama ecocardiograma veterinario. Con este procedimiento se puede medir el grosor de las paredes del corazón, tamaño de éste, de sus cámaras, válvulas, etc.

Entre las ventajas de la ecografía veterinaria en perros y gatos contemplamos que es indolora, se puede realizar a cualquier mascota y en la gran mayoría no requiere de sedación ni anestesia general. Aunque por supuesto se necesita de expertos veterinarios que puedan leer e interpretar correctamente las imágenes generadas por el ultrasonido.

¿Cómo se hace una ecografía a un gato o un perro?

Las ecografías en perros y gatos se parecen mucho a las humanas. En el caso de ecografías abdominales, lo mas usual es colocar a la mascota boca arriba. En la mayoría de las ocasiones se afeita el abdomen para mejorar el contacto con la piel y se usa un gel que ayuda con el desplazamiento del transductor y la obtención de la imagen.

Cuando se hace una ecocardiografía veterinaria, se suele colocar a la mascota de costado y se  puede conectar a un electrocardiógrafo.

Aunque el rasurado puede irritar un poco la piel; por lo general, el gel de ultrasonido no es irritante ni molesto (tal vez solo un poco frío) y todo puede controlarse bien con una buena higiene de la zona al terminar el procedimiento.

Preparación que necesita tu perro o gato para una ecografía

Dependiendo del estudio y áreas a valorar, puede que tu veterinario te solicite unas ocho horas en ayunas o que recomiende alimentar o dar líquidos en momentos puntuales,

Si es una ecografía de vejiga, lo mejor es que la mascota no haya orinado y así la vejiga este llena. Esto ayudará a una mejor obtención de las imágenes.

El ultrasonido veterinario es una gran herramienta en las manos adecuadas. Nosotros en el Hospital Veterinario Agromédica tenemos el equipo y los médicos veterinarios con la experiencia necesaria para el correcto uso de la ecografía como instrumento de diagnóstico.

Visítanos en Hospital Veterinario Agromédica en Escazú, para llamar, 2289-4101, para llegar, haz clic acá. Si se te presenta alguna emergencia atendemos emergencias 24 horas en Escazú.

También nos encuentras en Agromédica Veterinaria en San Rafel de Alajuela, para llamar 2101-9191, para llegar haz clic acá.