La demencia senil en mascotas: señales y cuidados

La demencia senil en mascotas: señales y cuidados

La vejez es una etapa natural de la vida que trae consigo cambios físicos y cognitivos en nuestras queridas mascotas. Entre estos cambios, la demencia senil es una de las más comunes y desafiantes, tanto para ellas como para sus cuidadores.

En este post, abordaremos el tema de la demencia senil en perros y gatos, ahondando en sus características, síntomas y, lo más importante, en cómo brindarles los cuidados adecuados para mejorar su calidad de vida durante esta etapa.

¿Qué es la demencia senil?

La demencia senil, también conocida como Síndrome de Disfunción Cognitiva (SDC), es un trastorno neurodegenerativo que afecta el cerebro de los animales geriátricos. Se caracteriza por la pérdida gradual de las funciones cognitivas, como la memoria, el aprendizaje y la capacidad de respuesta a estímulos.

¿Cuáles son los síntomas de la demencia senil en perros y gatos?

Las manifestaciones de la demencia senil en las mascotas varían en intensidad y pueden presentarse de manera gradual o repentina. Algunos de los síntomas más comunes incluyen:

  • Desorientación espacial y temporal: Pueden perderse en lugares conocidos, tener dificultades para encontrar su comida o agua, o desorientarse durante los paseos.
  • Cambios en el ciclo de sueño-vigilia: Pueden dormir en exceso durante el día y mostrarse inquietos o desorientados por la noche.
  • Pérdida de la memoria: Pueden olvidar órdenes que antes conocían, o incluso olvidar dónde están sus juguetes favoritos.
  • Alteraciones en el comportamiento: Ansiedad, depresión, agresividad o miedo sin motivo aparente. Pueden mostrar comportamientos como caminar sin rumbo, lamerse o rascarse en exceso, o vocalizar sin motivo aparente.
  • Cambios en los hábitos alimenticios: Pueden perder el apetito, tener dificultades para comer o beber, o mostrar interés en alimentos no comestibles.
  • Pérdida de los hábitos de higiene: Olvidar dónde hacer sus necesidades, orinar o defecar en lugares inapropiados, o incluso tener dificultades para encontrar su caja de arena.
  • Dificultad para reconocer a sus familiares:  Puede mostrar indiferencia o incluso miedo hacia sus familiares humanos. No los reconoce, ni a otros animales del hogar o personas conocidas.

¿Cómo puedo saber si mi perro o gato tiene demencia senil?

Si observas algunos de estos síntomas en tu mascota, es importante que la lleves al veterinario para un diagnóstico preciso. El veterinario realizará un examen físico completo, revisará su historial médico y, si es necesario, solicitará pruebas complementarias como análisis de sangre, radiografías o tomografías.

¿Cómo puedo cuidar a mi mascota con demencia senil?

Si tu mascota recibe un diagnóstico de demencia senil, no te desanimes. Si bien no existe una cura, hay muchas cosas que puedes hacer para mejorar su calidad de vida y brindarle un entorno seguro y enriquecedor.

Aquí te compartimos algunos consejos:

  • Establece una rutina diaria: Mantener una rutina diaria predecible en cuanto a horarios de comida, paseos, juegos y descanso, ayuda a reducir la ansiedad y la desorientación.
  • Crea un ambiente familiar: Asegúrate de que tu mascota tenga un espacio cómodo y familiar dentro de la casa, con fácil acceso a comida, agua, cama y/o caja de arena. No cambies las cosas de sitio.
  • Dale un ambiente seguro: Elimina los obstáculos y peligros potenciales en el hogar para evitar accidentes y lesiones.
  • Enriquecimiento ambiental: Los juguetes de estimulación mental, rompecabezas y juegos le ofrecen desafíos y la mantienen activa y entretenida. Pero no la fuerces.
  • Paciencia y comprensión: La demencia senil puede ser frustrante tanto para la mascota como para el cuidador. Ten paciencia y comprende que tu mascota puede estar experimentando confusión y desorientación. Habla con ella en un tono suave y tranquilizador.
  • Consultas veterinarias regulares: Es importante llevar a tu mascota al veterinario con más frecuencia. Es necesario monitorear su estado de salud y ajustar el tratamiento según sea necesario.

La demencia senil es una enfermedad progresiva, que requiere paciencia, tolerancia y cuidados especiales. Con la atención adecuada y un entorno lleno de amor y comprensión, puedes ayudar a tu mascota a disfrutar de una vejez digna y feliz. Después de los años de compañía, ¡se lo merecen!

Lo ideal es que, si tu mascota ya es mayor, acudas a un veterinario con conocimientos de geriatría. Esta es una rama de la medicina que estudia el proceso de envejecimiento enfocándose no solo en la parte clínica de las patologías sino también en el área de prevención, asistencia y rehabilitación y esto aplica tanto para humanos como para mascotas.

Si tienes dudas puedes consultarnos en Hospital Veterinario Agromédica en Escazú dónde podremos darte la orientación que necesites. En Escazú también atendemos emergencias 24 horas. Para llamar, 2289-4101, para llegar clic acá.

Asimismo, puedes visitarnos para consultas en Agromédica Veterinaria en San Rafael de Alajuela, para llamar 2101-9191, para llegar clic acá.

No dudes en contactarnos para más información o programar una cita.