Displasia en perros: una enfermedad común con graves consecuencias

Displasia en perros: una enfermedad común con graves consecuencias

La displasia es una enfermedad que puede afectar a cualquier animal con articulaciones, incluyendo perros, gatos, conejos, vacas, cerdos, ovejas, lobos, osos, elefantes y hasta humanos.

Es más común en unas especies que en otras, pero en esta oportunidad comentaremos sobre la displasia en perros.

¿Qué es la displasia?

Es una enfermedad degenerativa que afecta las articulaciones de los perros, principalmente la cadera y el codo. Aunque en los perros la más común es la de cadera.

Se caracteriza por una malformación en la articulación, haciendo que la cabeza del hueso no encaje correctamente en la cavidad articular.

Esto genera fricción, desgaste e inflamación, lo que causa dolor, problemas de movilidad y artrosis.

Tipos de displasia

La displasia puede afectar a varias articulaciones, pero las más comunes son:

  • De cadera: Es la más común en los perros, sobre todo en los de razas grandes y gigantes. Afecta la articulación coxofemoral.
  • De codo: Es menos común que la de cadera, pero puede ser igual de grave. Afecta la articulación del codo, ocurre en perros de todas las razas, pero es más común en razas grandes y medianas.

Síntomas de la displasia en perros

La displasia comparte síntomas con otras enfermedades que pueden afectar al sistema motriz del perro, pero en general los síntomas a los que debes estar atento son:

  • Dificultad para caminar o correr.
  • Cojera, especialmente en las patas traseras.
  • Dolor articular, especialmente al levantarse o acostarse.
  • Atrofia muscular en las patas traseras.
  • Lamido excesivo de las patas.
  • Rigidez articular.
  • Sonidos articulares al caminar o correr.

¿Por qué ocurre la displasia?

Hay varias causas para la displasia canina, puede ser originada por la interacción de varios factores:

  1. Factores genéticos: Esta comprobado que la predisposición genética es el factor más importante en el desarrollo de la displasia. Se sabe que es hereditaria, así que, si los padres la padecen, sus hijos la heredarán. Por eso es importante criar perros libres de displasia.
  2. Factores ambientales: El ejercicio excesivo durante la etapa de crecimiento del cachorro puede originar un mal desarrollo óseo, lo que aumenta el riesgo de padecerla.
  3. Factores nutricionales: Las dietas con exceso de calorías y proteínas pueden alterar el correcto desarrollo del perro. Por un lado, los cachorros pueden crecer demasiado rápido o no se desarrollan correctamente, por otro lado, el sobrepeso y la obesidad pueden ocasionar problemas articulares. En cualquiera de los casos, aumenta el riesgo de displasia.

¿Cómo saber si mi perro tiene displasia?

Una vez que sospechamos de la presencia de displasia, haremos un examen físico completo del perro, que incluye la palpación de las articulaciones afectadas y la evaluación de la marcha del perro.

También se realizan radiografías para confirmar el diagnóstico y determinar la gravedad de la enfermedad.

En algunos casos, pueden ser necesarios otros exámenes, como la tomografía computarizada o la resonancia magnética.

¿Cómo se trata la displasia?

La displasia se trata dependiendo de la gravedad de la enfermedad. En casos leves, se puede controlar con medicamentos para el dolor y la inflamación, fisioterapia y control del peso.

En casos más graves, puede ser necesaria la cirugía para corregir la malformación en la articulación afectada. Estas cirugías pueden abarcar desde cortar y reubicar el hueso, cartílago, reemplazos con prótesis o fusión del hueso, dependiendo del caso.

¿Se puede prevenir la displasia en los perros?

A diferencia de otras enfermedades que pueden prevenirse con solo vacunar o desparasitar a tu mascota, la displasia, por sus componentes de base, es más difícil de prevenir.

La mejor manera de prevención es criar perros con padres libres de la enfermedad y asegurarte, en la medida de lo posible, que tu mascota sea de una línea libre de displasia.

Adicionalmente a eso, puedes disminuir los riesgos de que tu mascota tenga displasia mediante el control de peso para evitar la obesidad, una alimentación apropiada para su desarrollo y el ejercicio adecuado a su edad, peso, raza y especie.

Razas de perros predispuestas a la displasia

Todos los perros pueden sufrir displasia, pero los perros de tamaño grande están más predispuestos a padecerla. Igualmente hay razas caninas que son más propensas a padecerla, como son:

  • Pastor Alemán.
  • Labrador Retriever.
  • Golden Retriever.
  • Bulldog.
  • Rottweiler.
  • Dogo Argentino
  • San Bernardo

¿Qué otras mascotas sufren displasia?

Cómo dijimos antes, básicamente todos los animales con articulaciones pueden sufrir displasia. Por ejemplo, en los humanos la displasia de cadera es más común en niños, mientras que la de codo es más común en adultos.

En el caso de las mascotas, exceptuando a los perros de los que ya hemos hablado, los otros casos comunes de displasia son:

  • Gatos: Los gatos también padecen displasia de cadera y codo, especialmente en razas como el Maine Coon y el Persa.
  • Conejos: La displasia de cadera puede afectar a conejos, especialmente a razas de orejas grandes como el Lop.

Sea cuál sea tu mascota si crees que tiene algún síntoma de displasia lo mejor es acudir al veterinario para un descarte temprano.

Y si tienes alguna mascota de las razas predispuestas a la displasia, es importante que hagas chequeos regulares con tu veterinario para verificar su estado de salud. La detección temprana y el tratamiento adecuado pueden mejorar significativamente la calidad de vida de tu mascota.

Si tienes dudas puedes consultarnos en Hospital Veterinario Agromédica en Escazú dónde podremos darte la orientación que necesites. En Escazú también atendemos emergencias 24 horas. Para llamar, 2289-4101, para llegar clic acá.

Asimismo, puedes visitarnos para consultas en Agromédica Veterinaria en San Rafael de Alajuela, para llamar 2101-9191, para llegar clic acá.