¿Tu perro o gato se queja al orinar? Urolitiasis y cómo prevenirla

¿Tu perro o gato se queja al orinar? Urolitiasis y cómo prevenirla

La urolitiasis, también conocida como litiasis urinaria o enfermedad del tracto urinario inferior (ITU), es una condición en la que se forman cristales o cálculos en el tracto urinario de una mascota.

Estos cristales se desarrollan porque el cuerpo no puede desechar o disolver adecuadamente ciertas sustancias. Además, se producen más rápidamente en las mascotas que beben poca agua, ya que las sustancias se concentran más. Así mismo las infecciones de orina, las altas concentraciones de pH y algunas condiciones genéticas aumentan el riesgo de padecer estos cálculos.

Los cálculos pueden ser de diferentes tamaños y formas y los componen diferentes sustancias, como minerales, proteínas o sales. También pueden causar una variedad de problemas, desde obstruir el flujo de orina, causando dolor, infección, enfermedades renales y muchos otros problemas de salud muy graves.

Tipos de cálculos urinarios

Hay diferentes tipos de cálculos urinarios, pero hay dos tipos principales que afectan a las mascotas:

  • Cálculos de estruvita: se forman cuando hay un exceso de amonio, fosfato y magnesio en la orina. Son el tipo de cálculo más común en perros y gatos.
  • Cálculos de oxalato de calcio: se forman cuando hay un exceso de calcio y oxalato en la orina, son menos comunes, pero pueden ser más difíciles de tratar. Son el segundo tipo de cálculo que vemos en perros y gatos.

Los otros tipos de cálculos urinarios que se pueden observar son los cálculos de cistina, urato y fosfato de calcio, aunque son muy raros en perros y gatos.

Síntomas de urolitiasis en perros y gatos

Los síntomas de litiasis urinaria pueden variar según el tamaño, la ubicación y el tipo de cálculo. Los síntomas más comunes de urolitiasis incluyen:

  • Dolor al orinar: tu mascota puede llorar, gemir o mostrar signos de inquietud al orinar.
  • Orinar con frecuencia: tu mascota puede orinar más de lo habitual, incluso en pequeñas cantidades.
  • Orinar con dificultad: también puede tener dificultad para orinar o puede dejar de orinar por completo.
  • Sangre en la orina: es posible que veas sangre en la orina de tu mascota.
  • Letargo: puede estar letárgica o sin apetito.

¿Cómo se diagnostica la urolitiasis en perros y gatos?

El diagnóstico de urolitiasis se basa en los síntomas de la mascota y en los resultados de las pruebas de diagnóstico. Las pruebas de diagnóstico que podemos realizar incluyen:

  • Análisis de orina: puede detectar la presencia de cristales o cálculos en la orina y determinar su tipo y composición.
  • Radiografía: pueden mostrar la presencia de cálculos en la vejiga o en los riñones dependiendo de su densidad y tamaño.
  • Ecografía: la ecografía puede mostrar la presencia de cálculos en el tracto urinario y determinar su tamaño y ubicación.

Tratamiento de urolitiasis

El tratamiento de los cálculos depende del tamaño, ubicación y tipo. Los cálculos pequeños podrían pasar por el tracto urinario sin muchas complicaciones. Sin embargo, los cálculos más grandes o que causan obstrucción del tracto urinario pueden requerir medidas más fuertes.

Las opciones de tratamiento pueden incluir:

  • Medicamentos: hay medicamentos que pueden ayudar a disolver los cálculos o a prevenir la formación de nuevos cálculos. Tu veterinario también puede prescribir antibióticos, si hay infección.
  • Cirugía: la cirugía puede ser necesaria para extirpar los cálculos que son demasiado grandes para disolverse o que están causando una obstrucción.
  • Dieta: para regular el tipo de alimento que come tu mascota.

¿Se puede prevenir la urolitiasis?

Hay algunas cosas que puedes hacer para ayudar a prevenir la urolitiasis en tu mascota, incluyendo:

  1. Una dieta equilibrada: una dieta adecuada puede ayudar a mantener un equilibrio de minerales en la orina, lo que puede ayudar a prevenir la formación de cálculos.
  2. Agua fresca disponible en todo momento: los perros y gatos deben tener acceso a agua fresca en todo momento para ayudar a diluir la orina y prevenir la formación de cálculos.
  3. Control de peso: el sobrepeso puede aumentar el riesgo de urolitiasis.
  4. Visitar a tu veterinario regularmente, puede ayudar a detectar los cálculos en una etapa temprana, cuando son más fáciles de tratar.

Preguntas frecuentes sobre la urolitiasis o cálculos renales

Hay algunas preguntas que nos hacen con frecuencia en la consulta veterinaria, como son:

¿La urolitiasis es contagiosa?

No, la urolitiasis no es contagiosa.

¿Es posible que mi mascota vuelva a tener urolitiasis?

Sí, es posible que tu mascota vuelva a padecer urolitiasis. Si tu mascota tiene o tuvo cálculos urinarios, es importante trabajar con tu veterinario para desarrollar un plan de prevención para ayudar a reducir el riesgo de que vuelvan a ocurrir.

¿Hay algún remedio casero para la urolitiasis o cálculos urinarios?

No hay ningún remedio casero comprobado para la urolitiasis. Hemos escuchado de personas que automedican a sus mascotas con vitamina C, jugo de naranja e incluso vinagre de manzana. NO lo hagan, esto puede ser muy contraproducente para tu mascota. No solamente puedes dañar el esmalte dental de tu mascota. También puedes causarle problemas digestivos. Nunca la automediques.

Si crees que tu mascota puede tener urolitiasis, es importante acudir a tu veterinario lo antes posible. El podrá diagnosticar la condición y recomendar el tratamiento adecuado. Con el diagnóstico y tratamiento correspondiente, la mayoría de los casos de cálculos se pueden resolver sin complicaciones.

Ante cualquier duda puedes consultarnos en Hospital Veterinario Agromédica en Escazú. Además, allí atendemos emergencias 24 horas. Para llamar, 2289-4101, para llegar clic acá.

Asimismo, puedes visitarnos en Agromédica Veterinaria en San Rafael de Alajuela, para llamar 2101-9191, para llegar clic acá.